fbpx

Secretos del hombre más viejo del mundo

5 Oct

Secretos del hombre más viejo del mundo

El New york time publicó un artículo de la vida de Li Ching Yuen, nacido en China en 1.736 y quién falleció el 6 de mayo de 1.933, viviendo 197 años, sin embargo se encontraron documentos aportados por el profesor Wu Chung de la Universidad de Chengdu quién demostró que el gobierno imperial de China felicitó a Li Ching Yuen en su cumpleaños 150 y en los 200 años, por lo que la investigación estima que su nacimiento real fue en 1.677, y que vivió 256 años, enterró 23 esposas y tuvo cerca de 180 descendientes, descubra los secretos de longevidad de este particular hombre, el más viejo, de la historia moderna:

Ocupaciones de Li Ching Yuen: Era herbolario, fue un referente por su amplio conocimiento en plantas medicinales, además practicaba artes marciales y se consideraba un consultor de medicina tradicional china.

Su frase preferida era: “Mantener un hogar tranquilo, ser paciente como una tortuga, caminar alegremente como una paloma y dormir como un perro” haciendo referencia que la actitud mental es parte del secreto para vivir muchos más años.

La Centella Asiática su planta medicinal preferida: El extracto de Centella asiática, conocida también como Gotukola, era consumida diariamente por Li Ching Yuen, es una planta rica en antioxidantes y aumenta la oxigenación y circulación sanguínea al cerebro, la investigación moderna a descubierto que la Centella asiática influye en el alargamiento de los telómeros, una parte importante de la célula, lo cual previene enfermedades cardiovasculares y diferentes tipos de cáncer. Previene el deterioro cognitivo evitando la pérdida de memoria y la demencia senil.

Ácidos grasos de la lecitina de Soya:
Era otra de sus recomendaciones en el herbolario, por su gran contenido de ácidos grasos de origen vegetal, los cuales aportan Omega 3 y Omega 6, siendo nutrientes específicos para la salud cerebral.

Seguramente tenía unos hábitos de alimentación saludables, y genéticamente existieron más factores que lo llevaron a vivir tantos años, lo particular fue encontrar escritos y evidencia que demostraban su longevidad y plenitud de condiciones mentales en esta etapa tan adulta y si el hombre más viejo del mundo de la historia moderna recomendaba la Centella asiática todos los días es porque definitivamente funcionaba.