fbpx

Estreñimiento, un mal no deseado

El estreñimiento afecta aproximadamente el 25% de la población mundial, se considera como la percepción de defecación insatisfactoria caracterizada por baja frecuencia y/o dificultad en la expulsión de las heces (volumen y consistencia). Las dietas de nuestra cultura occidental, cargada de agroquímicos, carbohidratos refinados, proteína animal y pobre ingesta de fibra justifica la razón por la cual se generan pocas defecaciones a la semana, o de características secas, duras, escasas y difícilmente evacuables. A continuación, una guía práctica para lograr una evacuación diaria en volumen y consistencia:

1. LA INFLUENCIA DE LA DIETA: La proporción de fibra (frutas, verduras crudas y alimentos integrales), en el desayuno, almuerzo y cena deben corresponder al 70% del total de lo que ingerimos durante el día, con la finalidad de lograr un ciclo evacuatorio diario sin ningún síntoma asociado.

2. CONSUMIR AGUA: Debemos consumir como mínimo 1 litro de agua al día, a parte de cumplir con la función de hidratación, se encarga de eliminar toxicidad orgánica a través de la eliminación intestinal, las heces deben mantenerse hidratadas para facilitar el tránsito por los intestinos, de la mano con la fibra, aumentan el volumen para que sean fácilmente evacuables. Las personas que no consumen agua y tienen dietas bajas en fibra son propensas a desarrollar un estreñimiento crónico.

3. RESTAURACIÓN DE LA MICROBIOTA: El colon tiene una flora bacteriana amigable, hace parte del sistema de defensas de nuestro organismo, cuando tenemos malos hábitos alimenticios y consumo continuo de medicamento químicos, aumenta los niveles de moco y grasa en el colon, se pierde la capacidad de restauración, y es necesario suplementar el consumo de probióticos y prebióticos, los cuales restauran la flora amigable, previenen la inflamación crónica de mucosas y las enfermedades degenerativas del colon.

4. DETOXIFICACIÓN Y DESINFLAMACIÓN: Cuando tenemos un estreñimiento crónico, o un síndrome de colon irritable, nuestra mucosa se encuentra inflamada, y podemos desarrollar otras enfermedades de riesgo en el intestino, se recomienda elementos desinflamatorios naturales, la caléndula tiene amplia investigación en regeneración, antiinflamación y protección de la mucosa gastrointestinal, sumado a un esquema de drenaje de toxicidad orgánica en hígado, colon y riñones.

5. CONSUMA FIBRA: La Organización Mundial de la Salud establece un consumo de 30 gr de fibra al día para prevenir las enfermedades inflamatorias del colon y el cáncer colorectal, es necesario suplementar una fuente de fibras blandas y duras en un suplemento dietario como el Colanoquin, que aporta Psyllium, avena estandarizada, glucomanana y probióticos, adicional al consumo de fibra en la dieta.